Empresas se preocupan del estado nutricional de su personal

El estado nutricional y el rendimiento laboral mantienen un vínculo muy estrecho. Por lo general, pasamos ocho o más horas diarias de los cinco días hábiles de la semana en el trabajo.

Esto se traduce a un tercio del día ó la mitad de nuestras horas de vigilia diarias. Debido a esto, la Organización Panamericana de la Salud, OPS, ha considerado al lugar de trabajo como un entorno prioritario para la promoción de la salud en el siglo XXI.

Según la organización internacional del trabajo (OIT) la mala alimentación en el ámbito laboral podría disminuir hasta el 20% de la productividad. La mala alimentación puede ser ocasionada por excesos o carencias.

En un extremo se encuentra la obesidad y sus complicaciones como diabetes, dislipemias e hipertensión que pertenecen al grupo de patologías ocasionadas por excesos alimentarios. Estos excesos se generan a expensas del consumo de alimentos ricos en calorías, azúcares y grasas. Y en el otro extremo se ubica la desnutrición, perteneciente al grupo de patologías ocasionadas por deficiencia y acceso restringido a los alimentos. Ambos extremos de la mala nutrición suelen conducir a una mala salud.

Teniendo en cuenta que son cinco las comidas principales: desayuno, media mañana, almuerzo, media tarde, merienda; consumimos entre dos y tres de ellas en nuestro lugar de trabajo. Por lo tanto, el ámbito laboral es un buen lugar de intervención.

Implementar un programa de educación nutricional  por medio de la promoción de hábitos alimentarios saludables en su empresa. Se pretende trabajar con tres niveles de aprendizaje en los empleados y así lograr no solo adquirir hábitos alimentarios saludables y un peso adecuado sino además, mantenerlos de por vida.

La promoción de estilos de vida saludable y la alimentación en las empresas es parte del tema de responsabilidad social empresarial, trae beneficios tanto a nivel individual como empresarial

Beneficios de la buena nutrición para los empleados:

  • Estar más sano y tener menos posibilidades de enfermarse.
  • Prestar más atención en las tareas.
  • Pensar y producir más.
  • Aumentar sus ingresos y  mejorar su propio bienestar y el de su familia.

Beneficios de la buena nutrición para las empresas:

  • Disminuir gastos en ausentismo por enfermedad.
  • Disminuir costos en salud.
  • Aumentar la producción y el rendimiento.
  • Mejorar la competitividad de la empresa.
  • Al trasladar los hábitos de los trabajadores a sus familias puede incrementar hasta en un 20% o más la productividad en la empresa.
  • Reducir en el corto plazo el ausentismo de 6 a 32%.
  • Reducir los costos de salud entre 20 y 55%.
  • Incrementar la productividad entre un 2 y un 52%.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *